Las luces en tu casamiento

Al momento de elegir el lugar perfecto para llevar a cabo la ceremonia y recepción de tu boda, debes tener muy en cuenta la iluminación. No sólo hablamos de la iluminación natural que puedan tener los espacios, sino todas las posibilidades que tendrás para iluminar a tu gusto, ya sea de día o de noche. En esta ocasión te ayudaremos, con tres puntos muy importantes, a planear las luces para tu boda.

1. Escucha a los expertos: Los encargados del lugar que alquiles, ya sea jardín o salón, saben la capacidad de su espacio. De igual manera, tus proveedores de luces para bodas conocen perfectamente las especificaciones de su equipo y te podrán asesorar en términos que vos no conozcas. Contales qué tipo de iluminación buscas, ¿será cálida o fría?, ¿queres que algún color predomine? También podes llevarle fotos con las que te inspiraste para planear tu decoración y así puedan entender lo que buscas. Ellos te asesorarán sin problemas.

2. Toma en cuenta los colores: No tengas miedo de iluminar con algún color en específico. Las luces de diferentes colores o temperaturas pueden ayudarte a separar espacios. Por ejemplo, podes separar la pista de baile iluminándola con un color azul para que tus invitados no confundan los espacios. Si tu boda está alineada con algún color en específico, también podes tomarlo en cuenta para tu iluminación. Aunque tampoco es bueno saturar de color, encontra el balance haciendo pruebas a la misma hora que será tu celebración.

3. Diferente iluminación para diferentes horas del día: Las luces que necesita una boda de día, aun cuando es en espacio cerrado, serán diferentes a las que necesitas por la noche. Aunque tu boda sea en exterior, necesitarás iluminar cuando empiece a anochecer. De manera similar, que tu boda sea en interior y de noche, no quiere decir que necesites muchas luces. El secreto está en encontrar un balance que combine con el estilo de tu boda, como en estas imágenes.

Las luces en tu casamiento

Comentarios

Más Tips